Señales de un ambiente de trabajo tóxico

Ninguna cultura laboral es perfecta. Sin embargo, existe una gran diferencia entre un lugar de trabajo imperfecto y uno tóxico.

Desafortunadamente, los entornos de trabajo tóxicos son extremadamente comunes, y trabajar en una durante ocho horas al día, o incluso dos o tres, puede ser emocionalmente agotador, perjudicial para su carrera y perjudicial para su vida y salud personales.

Los signos de un lugar de trabajo tóxico pueden ser sutiles o lentos para afectarlo directamente. Sin embargo, es importante reconocer un ambiente tóxico rápidamente para que cause un daño mínimo. A menos que se pueda revisar un ambiente de trabajo tóxico, debe salir lo antes posible.

Aquí hay algunos signos comunes de un ambiente de trabajo tóxico.

Señales de que su entorno de trabajo es tóxico 

1. La administración es demasiado controladora o demasiado laxa.

Todos los gerentes tienen que mantener su equipo bajo control hasta cierto punto, pero algunos gerentes tóxicos llevan este mandato a un nivel extremo. Microgestionan a sus empleados, les impiden explorar diferentes habilidades o departamentos, insisten en tomar todas las decisiones, incluso si presenta un cuello de botella, critican a los empleados por pequeñas infracciones y otros comportamientos de control que no tienen nada que ver con las necesidades del negocio. 

En el extremo opuesto del espectro, un gerente que es demasiado laxo creará problemas entre los miembros del equipo que buscan liderazgo, capacitación y resolución firme de conflictos.

Ambos estilos de gestión impiden a los empleados ascender, aprender o sentirse seguros de su trabajo. 

2. Los empleados están configurados para fallar y culpar.

Los entornos de trabajo deben ser de apoyo , pero algunos entornos de trabajo tóxicos fomentan una cultura incómoda de señalar con el dedo y la confusión.

Los empleados en entornos de trabajo tóxicos a menudo son empujados a situaciones de “hundirse o nadar” sin apoyo o capacitación adecuada. Inevitablemente, cuando estos empleados experimentan hipo o cometen errores, reciben una gran culpa en lugar de ayuda o comentarios útiles. Los objetivos y las expectativas parecen cambiar con los vientos, lo que hace que sea imposible tener éxito.

3. La gestión se basa en la personalidad en lugar de los negocios y la cultura.

A veces, un gerente o CEO particularmente impulsado por el ego hace el negocio sobre sí mismo en lugar del equipo o las necesidades del negocio. Un gerente podría estar usando el negocio como una plataforma para convertirse en una celebridad de la industria o en un dictador. Luego inclinan las iniciativas comerciales hacia la consolidación de su propio poder o para hacerse brillar.

Este comportamiento tóxico, si no de culto, puede conducir a objetivos irrazonables y no comercializables, decisiones comerciales malas y distraídas, y una cultura laboral descuidada. También puede conducir a prácticas de contratación y asignación deficientes, como favorecer la lealtad ciega de los empleados en lugar de las habilidades o la experiencia. 

4. No hay crédito, comentarios o expectativas para los empleados.

Dar crédito por un buen trabajo es un componente crítico de un lugar de trabajo saludable. En un entorno tóxico, los gerentes rara vez otorgan crédito cuando es debido, ya sea por negligencia o malicia. 

Del mismo modo, los empleados en un entorno tóxico pueden no recibir muchos comentarios útiles sobre su desempeño. En ausencia de comentarios, además de objetivos y expectativas razonables y acordados, los empleados se quedan adivinando. Los problemas de rendimiento nunca mejoran y los empleados no tienen confianza en su trabajo. 

5. Olvídate de dar retroalimentación honesta a la gerencia.

En un ambiente tóxico, no hay una salida clara para que los empleados den su opinión a la gerencia, especialmente la crítica que podría mejorar la cultura. Quizás la gerencia está cerrada a las críticas, o no existe un sistema oficial de evaluación de gerentes, o el departamento de recursos humanos, si existe, no se siente como un lugar seguro para informar problemas.

6. Hay poco o ningún respeto por el tiempo o las necesidades personales de los empleados.

Algunos empleadores tóxicos esperan que sus trabajadores estén de guardia 24-7. Cada vez que el jefe llama, se espera que el empleado deje todo y se ponga a trabajar, incluso si no es necesario para el negocio. Mientras tanto, las peticiones razonables de los empleados de tiempo libre o flexibilidad son rechazadas, castigadas o aplastadas por la culpa.

Estas estructuras de trabajo tóxicas pueden causar estragos en la vida personal de los empleados, los niveles de estrés, la salud y, por lo tanto, su productividad en el trabajo. Un ambiente de trabajo saludable respeta a sus empleados como seres humanos con necesidades y límites.

7. Los sistemas disfuncionales son permanentes.

Un ambiente de trabajo saludable intentará abordar los sistemas que no funcionan, como una falla en la comunicación que ralentiza la producción. En un ambiente tóxico, no se puede arreglar tales sistemas disfuncionales. Quizás el dogma corporativo es demasiado rígido o resistente al cambio, o las personalidades involucradas lo hacen imposible. Esto lleva a la frustración y la ira entre los empleados, sin salida. También conduce a prácticas comerciales malas o pasadas de moda.

8. La gerencia alienta o muestra un comportamiento no profesional.

Todos los gerentes necesitan soltarse a veces. Sin embargo, el comportamiento sistémico no profesional puede crear una base para un ambiente tóxico. 

Tenga cuidado con el gerente que cotillea con sus subordinados, tiene problemas de límites, deja que los acosadores en el lugar de trabajo no sean controlados, favorece o desagrada abiertamente a ciertos empleados, actúa como un amigo, pone los gastos personales en la tarjeta de la compañía, se emborracha demasiado en eventos laborales, dice ofensivo o inapropiado cosas, descuida sus propios deberes laborales, desaparece y no responde los correos electrónicos durante largos períodos de tiempo, no parece importarle o se preocupa tanto que se vuelven demasiado emocionales.

9. Te sientes mal, confundido, deprimido y / o ansioso de forma regular debido a problemas en el lugar de trabajo.

Al igual que una relación tóxica, un ambiente de trabajo tóxico tiene una forma de meterse en la cabeza y confundirte sobre lo que realmente está sucediendo. En el mejor de los casos, puede sentirse agravado por sus colegas y la gerencia todo el tiempo. En el peor de los casos, experimenta problemas personales o de salud, siente que siempre tiene la culpa, se olvida de sí mismo, de su valor y de sus objetivos profesionales. 

Al reconocer que estás en un lugar de trabajo tóxico, puedes ahorrarte esta terrible lucha y partir hacia pastos más verdes.

Alejarse.