Tips para tu nuevo ingreso a la preparatoria

Muchas felicidades, te encuentras oficialmente en plena transición a la escuela preparatoria.

Esto significa que te encuentras a punto de ganar mucha más de libertad, conocer gran cantidad de más teorías de aprendizaje y todo lo que tiene que ver a las licenciaturas más relevantes para tu porvenir.

Aquí hay 5 consejos para encaminarte a prosperar a través de tu primer año de preparatoria:

1. Haz una visita a la prepa un poco antes de que empiecen las clases.

Tu preparatoria podría brindar guía para estudiantes de primer año mediante el cual reciben su tira de materias y cuentan con la chance de revisar el terreno de estudio con antelación.

Esta costumbre comprende la localización de los salones de clases, la cafetería, la oficina principal, los casilleros de los estudiantes de primer año y los sanitarios. Y además es la ocasión para conocer todo relacionados a los procesos académicos.

Por indicar un ejemplo, asumamos que llegas de otra prepa en medio de un ciclo académico, en esa instancia va a ser recomendable que conozcas si tu nueva prepa oferta el trámite de revalidación de materias.

2. Colaborar en actividades escolares lo antes posible

Gran cantidad de clubes realizarán asambleas durante el primer mes de la prepa en donde los candidatos de primer año pueden conocerlos.

¡Tu prepa de igual forma puede tener una selección de grupos en los cuales podrás ver todas las agrupaciones de estudiantes a las que puedes inscribirte!

Verifica de inscribirte en grupos o actividades deportivas que te gusten. Al efectuarlo, es fí¡cil que en el futuro cuentes con la ocasión de adquirir un lugar de autoridad.

¡Y además de esto, te será posible interactuar con otros estudiantes que tengan los mismos hobbies que tú!

3. Elige materias optativas que no sean muy delicadas.

La escuela preparatoria es seguramente la primera vez que se te presentará para realizar cursos optativos.

Puedes elegir entre clases de música, expresiones artísticas, fotografía, escritura creativa, carpintería, informática, negocios, etc.

Pero, te recomiendo escoger algo que despierte tu empeño y que a la vez te posibilite una apropiada entrada al entorno universitario o al menos a comprender a detalle alguna carrera interesante y redituable para tu porvenir como mecatrónica, enfermería, profesional en ventas y relacionadas.

4. No te saltes tus lecciones a excepción de que tengas disponible la opción de estudiar en línea

Las impresiones de entrada tienen una importancia tremenda, y la presencia tiene peso.

Algunas escuelas tienen un determinado número de faltas en tu historial escolar, y las escuelas universitarias lo tendrán en consideración. Trata de evitar mostrar muchas ausencias en tu primer año.

La única excusa justificable para no asistir a clases presenciales es si tu prepa cuenta con alternativa de estudio online.

5. Ten en mente que el primer año sí es importante.

A pesar de que la mayoría de las personas entran de forma tranquila al bachillerato, las notas de primer año sí que cuentan, y mucho, para tu futuro universitario.

Por esta razón, aunque no estés pensando en una carrera universitaria todavía, ten en cuenta el trayecto académico que hoy estás por crear en la prepa.

Lo menos que necesitas son malas notas académicas desde el primer año que te sigan en tus solicitudes universitarias y, peor incluso, en grados más profesionales como estudios de maestría o posgrados.

¿Por qué las mujeres superan en número a los hombres en la universidad?

¿Por qué las mujeres superan en número a los hombres en la universidad?

“Las mujeres obtuvieron el 45.1 por ciento de las licenciaturas en negocios en 1984-5 y el 50 por ciento para 2001-2, un aumento de solo el 9.1 por ciento en 1970-1”.

Es bastante conocido que las mujeres de hoy superan en número a los hombres en las universidades estadounidenses. En 2003, había 1.35 mujeres por cada hombre que se graduó en una universidad de cuatro años y 1.3 mujeres por cada estudiante universitario.

Eso contrasta con 1960, cuando había 1.6 hombres por cada mujer que se graduaba en una universidad de cuatro años en los Estados Unidos y 1.55 hombres por cada estudiante universitario. ¿Cómo es este cambio?

En el Homecoming of American College Women: The Reversal of the College Gender Gap (Documento de trabajo NBER 12139), las autoras Claudia Goldin, Lawrence Katz e Ilyana Kuziemko ofrecen algunas explicaciones para el cambio.

En la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, señalan, el rendimiento financiero para las mujeres de educación superior aumentó considerablemente.

Al principio, desde finales de la década de 1950 hasta principios de la década de 1970, las mujeres tendían a realizar ocupaciones con gran intensidad femenina, como la enseñanza y el trabajo social después de la graduación.

Entonces, se especializaron en educación, inglés y literatura, tal vez, y con frecuencia tenían como objetivo encontrar compañeros adecuados en la universidad.

De hecho, estas graduadas universitarias tenían una alta tasa de fertilidad después del matrimonio, siendo las madres de la generación Baby Boom.

En 1960, la participación en la fuerza laboral de mujeres graduadas de la universidad en sus veinte y treinta años fue baja: solo el 39 por ciento de las personas de 30 a 34 años estaban empleadas y el 47 por ciento de los empleados eran docentes; El 73 por ciento tenía hijos en casa. Una década más tarde, solo el 49 por ciento de los graduados de 1970 tenían empleo entre los 30 y los 34 años, y el 55 por ciento de los que tenían trabajo eran maestros.

Pero a partir de finales de los años sesenta y principios de los setenta, las expectativas de las mujeres jóvenes sobre su futura participación en la fuerza laboral cambiaron radicalmente.

En lugar de seguir los pasos de sus madres, apuntaban a tener carreras, no solo trabajos. Estas carreras a menudo estaban fuera de las ocupaciones tradicionalmente femeninas para mujeres.

En la escuela secundaria, tomaron más cursos de ciencias y matemáticas. Como resultado, sus calificaciones en los exámenes de matemáticas y lectura de duodécimo grado aumentaron en comparación con los de los niños.

Para los graduados universitarios de 1980, cuando alcanzaron los 30 a 34 años de edad, el 70 por ciento estaba empleado, solo el 36 por ciento de los empleados eran maestros y el 60 por ciento tenía hijos en el hogar.

Los autores estiman que alrededor del 30 al 60 por ciento del aumento en la proporción de mujeres / hombres de graduados universitarios desde la década de 1970 hasta la década de 1990 se puede explicar por estos cambios.

Otro factor relevante en el cambio de género, la edad del primer matrimonio de las graduadas universitarias, aumentó en aproximadamente 2,5 años en la década de 1970.

Mientras que desde la década de 1950 hasta principios de la década de 1970, las mujeres solían casarse poco más de un año después de la graduación, para 1981 la edad promedio de matrimonio para las mujeres con educación universitaria era de 25.

Esta demora permitió que muchas mujeres fueran estudiantes más serias y menos preocupadas sobre la obtención de un marido mientras cursa una licenciatura.

Además de la posibilidad de una mayor inversión en carreras profesionales fue la disponibilidad de la “píldora” anticonceptiva. Las mujeres podrían planificar mejor sus futuros. Con un resurgimiento del feminismo, las mujeres jóvenes también se sintieron más empoderadas.

Tenían mayores garantías por parte del gobierno de que la discriminación laboral de los empleadores contra las mujeres no sería tolerada. Anticiparon un campo de juego más equitativo con respecto a los hombres en términos de acceso a carreras bien remuneradas para graduados universitarios y programas universitarios profesionales y de posgrado, señalan los autores.

Desde 1980, la prima salarial para un título universitario ha aumentado, especialmente para las mujeres. Durante toda la vida, muchas mujeres se han tomado tiempo fuera del trabajo para cuidar a sus hijos a tiempo completo.

Pero más recientemente, su participación en la fuerza laboral ha comenzado a parecerse a la de los hombres. “El jurado aún está deliberando sobre si los beneficios económicos de toda la vida de la universidad son mayores para las mujeres que para los hombres”, escriben los autores.

Una señal de aumento de las expectativas de las mujeres se muestra en el hecho de que las mujeres obtuvieron el 45,1 por ciento de los títulos de licenciatura en negocios en 1984-5 y el 50 por ciento para 2001-2, un aumento de solo el 9,1 por ciento en 1970-1.

También se han producido grandes aumentos similares en la participación femenina en las licenciaturas en ciencias de la vida, ciencias físicas e ingeniería desde principios de los años setenta.

También podría ser que el aumento en las tasas de divorcio desde la década de 1960 y la mayor responsabilidad de las mujeres con respecto a los niños hayan llevado a las mujeres a ver una inversión en la universidad como una póliza de seguro para sus vidas financieras futuras.

Otro aspecto de la reversión de la brecha de género en la universidad, en lugar de su eliminación, es la persistencia de las diferencias de comportamiento y desarrollo entre hombres y mujeres. Los niños a menudo maduran más lentamente que las niñas.

En los grados K-12, los niños tienden a tener una mayor incidencia de problemas de comportamiento (o un nivel más bajo de habilidades no cognitivas) que las niñas. Las niñas pasan más tiempo haciendo la tarea que los niños.

Según los autores, estos factores de comportamiento, después de ajustar los antecedentes familiares, los resultados de las pruebas y los logros de la escuela secundaria, pueden explicar prácticamente toda la ventaja femenina al ingresar a la universidad para la clase de graduados de la escuela secundaria de 1992.

Permitió que “las niñas salten sobre los niños en la carrera hacia la universidad”. De manera similar, los adolescentes varones, tanto a principios de los años ochenta como a fines de los noventa, tuvieron una mayor incidencia (auto-informada) de arrestos y suspensiones escolares que las adolescentes.

El “regreso a casa” en el título de los autores a su artículo se refiere al hecho de que para 1980 el equilibrio de género en la universidad había regresado a su nivel anterior a 1930 en los Estados Unidos, aunque los niveles de asistencia a la universidad eran casi seis veces más altos en 1980 que en la década de 1920 tanto para hombres como para mujeres.

La cantidad de estudiantes universitarios entre hombres y mujeres fue aproximadamente paritaria entre 1900 y 1930. Muchas mujeres asistían a colegios de capacitación de maestros en esos días.

El punto más alto de desequilibrio de género en la asistencia a la universidad se alcanzó en 1947, después del regreso de hombres de la Segunda Guerra Mundial que luego eran elegibles para subsidios educativos a través de los proyectos de ley de IG, cuando los hombres de pregrado superaban en número a las mujeres de 2,3 a 1.

Desde entonces, el número relativo de mujeres en la universidad ha aumentado. la década de 1950, con una pausa cuando muchos hombres fueron a la universidad para evitar servir en la Guerra de Vietnam.

La disminución en la proporción de hombres y mujeres entre los estudiantes universitarios en los últimos 35 años es real, y no se debe principalmente a los cambios en la mezcla étnica de la población universitaria o a los tipos de instituciones postsecundarias a las que asisten, los autores afirmar.

La participación femenina en estudiantes universitarios se ha expandido en las 17 naciones miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en las últimas décadas, tanto que las mujeres ahora superan en número a los hombres en la universidad en casi todas las naciones ricas.