Prepa: ¿preparación universitaria o para la vida?

La adolescencia es mucho más que la preparación para la universidad, y la prepa capacita tanto para la universidad como para la vida.

Observamos y celebramos la mayoría de edad de muchas maneras, incluidas ceremonias religiosas, como confirmación o bar mitzvá, incluso al obtener una licencia de conducir. 

Pero la ceremonia de la mayoría de edad que compartimos más ampliamente como sociedad es la graduación de la prepa, y está directamente ligada a la carrera académica de un niño y, para muchos estudiantes, a la preparación para la universidad.

Para estos adolescentes, el resto de su existencia, sentimientos, sueños , metas y miedos, a menudo quedan en pausa porque comienzan la preparación para la universidad desde la prepa.

Ahora más que nunca, los años de la escuela preparatoria a menudo se consideran principalmente como años de preparación universitaria. Ciertamente, en el tercer año, si no antes, muchos estudiantes que van a la universidad toman un horario completo de clases , exámenes estandarizados, visitas al campus y entrevistas.

Por supuesto, planear para el futuro es algo bueno, al igual que pensar en qué cursos tomar y qué se requiere para alcanzar las metas. ¿Pero la preparación universitaria debería ser realmente una vocación de tiempo completo que induzca el estrés 

Lo que se puede perder en esta apretada agenda es el hecho de que la adolescencia es mucho más que la preparación para la universidad. Se trata de la preparación para el resto de la vida, incluido el desarrollo moral, de la personalidad y socioemocional. 

Ir a la universidad “correcta” o incluso a cualquier universidad justo después de la prepa no es una señal segura de éxito. Los estudiantes que difieren la universidad por un año o más para trabajar, viajar o simplemente pasar más tiempo con su familia no se quedan atrás en el panorama general de la vida. 

De hecho, pueden estar haciéndose un favor y evitando el agotamiento de la universidad tomando un descanso de los académicos de tiempo completo.

La adolescencia puede ser un desafío emocional tanto para los adolescentes como para sus padres. Sin estar seguros de cómo responder a un conjunto aparentemente nuevo de comportamientos cada día, los padres pueden verse tentados a concentrarse en lo que parece más fácil preocuparse y controlar: la prepa y las calificaciones

Se necesita valor para poner la preparación universitaria en una perspectiva más amplia durante la adolescencia de nuestros hijos, especialmente cuando recibimos el mensaje de amigos y familiares de que la admisión a escuelas específicas es la única validación del potencial de un niño brillante. 

La prepa ofrece competencias para la vida y la universidad, conviene no descuidar el aprendizaje equilibrado para los adolescentes,