Liderazgo y calidad en la educación básica

La gestión educativa es un elemento esencial que contribuye a la calidad de la educación. Por tanto, el desarrollo del liderazgo educativo implica que quienes dirigen y dirigen la organización deben mostrar comportamientos diferentes y comportamientos comunes hacia los miembros de la organización, pero no siempre es posible mostrar un estilo de liderazgo unificado, como debería ser. la situación o contexto en el que cambia el estilo. 

Al respecto, es importante señalar que el liderazgo educativo no solo está incluido en la función de dirección de cualquier organización educativa, sino que esta función de liderazgo también puede ser ejercida por los docentes y otros participantes que deseen participar en el programa educativo. Algunos cambios en la organización son significativos. Si bien esto es cierto, la imagen del director es crucial en este caso, y dependiendo del estilo, forma o modelo de liderazgo que ejerza, se esforzará en diferentes aspectos, como promover una formación eficaz y ética. 

Niño exponiendo

Calidad de la educación 

El proceso de gestión de la calidad o mejora se estanca y permanece en una gestión monótona sin tener en cuenta algunos cambios significativos en el entorno. Sin embargo, desde esta perspectiva, es importante argumentar que si bien el estilo de liderazgo consiste en rasgos y habilidades, el factor clave es el comportamiento porque es un patrón de comportamiento relativamente constante que caracteriza a los líderes. En este sentido, se enfatiza que existen ciertos tipos de liderazgo que incluyen liderazgo autoritario, cobarde y democrático.

La construcción de la calidad educativa mencionada por Barba (2021) tiene un carácter relativo, ya que depende directamente de los factores normativos y lógicas operativas establecidas para el sistema educativo, ya que la calidad incluye valores y principios. La forma de la moral, lo que se debe hacer, es un rasgo subjetivo que informa las decisiones de los participantes educativos a implementar en determinados momentos y situaciones del proceso educativo, y un rasgo situacional, ya que está indisolublemente ligado al contexto social. situado en encontrar.

Así, la calidad de la educación es un elemento multidimensional que contiene diversos criterios, entre ellos la estrategia, el discurso, la opinión y la práctica, que determinan si los procesos educativos se ajustan a las reglas que los configuran y en qué condiciones. A su vez, incluye factores educativos permanentes como el proceso formativo, la visión del currículo, el aprendizaje de los estudiantes e incluso la implicación de otros actores sociales, familiares y comunitarios en su desarrollo.

Cabe recalcar que el director es educador, no porque se involucre directamente en la enseñanza, sino porque sus decisiones pueden aumentar significativamente la eficiencia, facilitar la tarea del docente, garantizar el funcionamiento eficaz de la organización y darle sentido. en un entorno social. Desde otro punto de vista, el director debe crear las condiciones favorables para la enseñanza de los hechos a partir de la enseñanza de los hechos, asegurar una acción gerencial eficaz, e influir y negociar con el entorno social los procesos, inversiones e intereses necesarios para que la institución se desarrolle a un mejor nivel. Todo esto es parte del rol del instructor en el resumen de la calidad pedagógica. 

Niño aprendiendo con su profesor

Calidad y gestión de la educación en México

La calidad de la educación en un país puede entenderse como las condiciones para ampliar la matrícula y mejorar el proceso educativo, que incluye los siguientes aspectos: infraestructura, formación docente, así como instituciones y material didáctico. Al respecto, destacamos que los principales actores relacionados con la calidad y la gestión educativa son los directores y docentes que habitan la institución, quienes pueden generar mecanismos de gestión que ayuden a mejorar el clima organizacional, los aspectos relacionados con la misma. la enseñanza, los Programas de enseñanza y las evaluaciones educativas en todos los casos, por ser los principales criterios necesarios para lograr estándares de calidad adecuados y se basan en las necesidades actuales de las instituciones educativas del país.