¿Conoces el síndrome del impostor?

¿Qué es el síndrome del impostor, por qué ocurre y qué puedes hacer al respecto? Conoce más sobre un síndrome común entre profesionales destacados

Probablemente sepas lo que es sentirse como un impostor. Te acaban de contratar para un nuevo trabajo y terminas diciéndote que tienes suerte. Estás organizando una gran fiesta, pero estás seguro de que los invitados sabrán que realmente no tienes nada interesante que decir.

El profesor te eligió para un premio, pero crees que te lo quitarán nuevamente cuando descubran que realmente no estás calificado.

Si puedes relacionarte con alguno de estos ejemplos, podrías estar experimentando un fenómeno conocido como “síndrome del impostor”. Se trata del patrón de dudar de tus propios éxitos y de albergar el miedo crónico de ser descubierto como un fraude total porque crees que no eres tan competente como parece.

Este síndrome está muy extendido: según un artículo de 2011 en el Journal of Behavioral Sciences, alrededor del 70% de las personas lo experimentarán en algún momento de sus vidas.

Es más común entre aquellos que están comenzando algo nuevo, como ir a la universidad a estudiar un posgrado o tomar un nuevo trabajo.

Y es pernicioso porque el miedo a ser descubierto es una parte tan importante del síndrome del impostor que casi nadie habla de ello, lo que hace que sea muy difícil de detectar.

¿De dónde viene el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor o fenómeno del impostor (PI) fue identificado originalmente a fines de la década de 1970 por los psicólogos Pauline Clance y Suzanne Imes. En ese momento, escribían sobre mujeres en trabajos de alto perfil, pero luego reconocieron que también prevalecía entre la población masculina.

No hay forma de saber qué tipo de situación inspirará una reacción de fenómeno impostor.

Los pacientes pueden sentirse muy competentes en un área y dudar severamente en otra. Los “impostores” también tienden a caer en ciclos viciosos de comportamiento. Pueden quedar paralizados por el miedo a no ser “lo suficientemente buenos” y, por lo tanto, pueden prepararse en exceso.

Piensa en el anfitrión que trabaja durante días en la cocina para servir platos múltiples y elaborados en una cena, porque cree que, de lo contrario, la fiesta no será un éxito.

Después, si la fiesta va bien, el anfitrión puede convencerse de que el esfuerzo innecesario ha sido esencial, y luego puede continuar preparándose en exceso para eventos posteriores.

Este síndrome puede causar dificultades psicológicas significativas, como vergüenza, culpa, depresión, ansiedad, estrés elevado o baja autoestima. Y quizás lo peor de todo es que afecta la disposición del impostor para arriesgarse o ser optimista sobre el futuro.

Posibles razones…

La psicología ha explorado este fenómeno desde muchos ángulos. Puede estar vinculado a la familia de origen de la víctima. Un “impostor” podría haber crecido sintiendo que las altas calificaciones eran esenciales para ganarse el amor de los padres, o como si los padres nunca estuvieran contentos sin importar lo que uno lograra.

O tal vez los padres a menudo elogiaron a sus hijos por ser “inteligentes”, sin darse cuenta, creando una sensación de meritocracia absolutista: la idea de que el niño era inteligente o tonto, exitoso o fracasado, sin nada en el medio”.

Sin embargo, es importante, de acuerdo con el Journal of Multicultural Counseling and Development, hay un factor que puede desencadenar de manera confiable el síndrome del impostor, y que pertenece a un grupo minoritario subrepresentado.

La discriminación contra tales grupos hace que algunas personas sientan que están separadas de los que las rodean, y que esos otros incluso pueden albergar creencias negativas y estereotípicas sobre su competencia.

Considere la experiencia de las mujeres en la ciencia, trabajando en medio de un número abrumador de hombres. Sin la comodidad incorporada de verse y sonar como la persona típica en el campo, estas mujeres pueden sentir que no pertenecen, como si tuvieran que trabajar el doble para demostrar que se merecen el trabajo que ya tienen.

Esencialmente, cuando te sientes diferente de tus compañeros, ya sea por raza, género, orientación sexual o cualquier otro rasgo, puedes sentirte como un impostor que pronto será descubierto.

¿Qué hacer?

Si te sientes así, si te cuesta creer que mereces todo lo que has logrado, la psicología ofrece formas probadas y prácticas de hacer frente a este problema. En primer lugar, deberá comenzar a “observarse a sí mismo pensar” y observar las formas en que sus pensamientos pueden volverse en su contra. Identifica los desencadenantes específicos de tus sentimientos de impostor.

Cuando sepa cuáles son, comience a cuestionarlos críticamente en sus pensamientos y desafíelos en su comportamiento. Haga listas escritas de las cosas reales que ha logrado, como recordatorio de sus capacidades.

En estas listas, sea honesto consigo mismo acerca de las cosas que hace bien y de las que debe sentirse orgulloso, así como las cosas en las que podría tener que trabajar un poco. (Lo cual está bien; deberás darte permiso para ser imperfecto).

Quizás, al consolidar tus habilidades de esta manera, podrías pensar en compartir tu experiencia enseñando o asesorando a otra persona. También debes confiar en alguien cercano: un amigo, un mentor o un padre.

Lo más probable es que aprendas que no es el único que sufre estos sentimientos, y puedas comenzar a comprender que no solo son comunes, sino hasta normales.

Cuando asumas un nuevo proyecto, no esperes un éxito instantáneo. De hecho, trata de anticipar lo contrario. Si crees que otras personas son mejores que tú, te sentirás mal, pero incluso si te dices a ti mismo que eres mejor de lo que son, todavía estás adoptando un enfoque poco saludable.

Recuerda que otras personas, incluso las que no son impostores, no son más inteligentes ni tienen más confianza que tú. Simplemente pueden reformular los problemas en términos menos negativos, menos absolutos, o como desafíos.

Toman las críticas como sugerencias sobre cómo pueden cambiar para mejor. También creen que está bien pedir ayuda cuando es necesario.

Al final, si dudas compulsivamente de tus éxitos, puede ayudar mucho recordar que estos sentimientos son comunes. Todos tienen un momento de duda, de vez en cuando. No es posible pasar por la vida sin ellos.

Y no es malo darse cuenta de que no sabes completamente lo que estás haciendo, no todo el tiempo. Ten la seguridad de que es normal seguir aprendiendo y creciendo a lo largo de su vida. Mientras lo haces, también aprenderás cómo superar esos momentos sin comprometer tu propia confianza y eficacia.

Ser “lo suficientemente bueno” es una idea muy importante, y paradójicamente a menudo mejor que “ser perfecto”.